Martes, Agosto 22, 2017
Home > Opinión > Freddy Argimiro Gutiérrez
Conozcamos el modus operandi que le sirve de base a la Constituyente del dictador Nicolás Maduro

Freddy Argimiro Gutiérrez
Conozcamos el modus operandi que le sirve de base a la Constituyente del dictador Nicolás Maduro

Primera Parte

Una de las estrategias que el chavismo oficial ha aplicado con “éxito” para “superar” ciertas crisis consiste en hacerle creer a muchas personas que no han sido la corrupción y la incapacidad de los dirigentes rojos-rojitos las causas fundamentales de la desastrosa situación que estamos viviendo. Para el chavismo oficial todos los problemas han surgido por supuestas trabas legales y por supuestos saboteos de la oposición. Se trata, claro está, de un ardid retórico. Explicaré esto con un ejemplo vinculado al mundo de la música pero que puede ser extrapolado a otras áreas. Traeré a esta nota ciertos comentarios que aparecen en algunos de mis escritos anteriores. Veamos: esta fue la propuesta de modificación del artículo 100 de nuestra Constitución hecha por el presidente Chávez en el año 2007 en el marco de la REFORMA CONSTITUCIONAL:

 

Propongo al Pueblo Soberano modificar el Artículo 100, el cual reza textualmente:
”Las culturas populares constitutivas de la venezolanidad gozan de atención especial, reconociéndose y respetándose la interculturalidad bajo el principio de igualdad de las culturas. La ley establecerá incentivos y estímulos para las personas, instituciones y comunidades que promuevan, apoyen, desarrollen o financien planes, programas y actividades culturales en el país, así como la cultura venezolana en el exterior. El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras culturales su incorporación al sistema de seguridad social que les permita una vida digna, reconociendo las particularidades del quehacer cultural, de conformidad con la ley.”

De la forma siguiente:

Artículo 100:

La República Bolivariana de Venezuela es el producto histórico de la confluencia de varias culturas, por ello el Estado reconoce la diversidad de sus expresiones y valora las raíces indígenas, europeas y afrodescendientes que dieron origen a nuestra Gran Nación Suramericana. Las culturas populares, la de los pueblos indígenas y de los afrodescendientes, constitutivas de la venezolanidad, gozan de atención especial, reconociéndose y respetándose la interculturalidad bajo el principio de igualdad de las culturas. La ley establecerá incentivos y estímulos para las personas, instituciones y comunidades que promuevan, apoyen, desarrollen o financien planes, programas y actividades culturales en el país, así como la cultura venezolana en el exterior.

El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras culturales su incorporación al sistema de seguridad social que les permita una vida digna, reconociendo las particularidades del quehacer cultural, de conformidad con la ley.

 

Es evidente que Chávez quería brindarle (o aparentar que quería brindarle) más reconocimiento, más atención y más protección a las culturas populares constitutivas de la venezolanidad. La REFORMA, como todos sabemos, fue rechazada por la mayoría del pueblo en unas cerradas elecciones. Tocaba entonces darle vida al artículo 100 original que ya tenía ocho años de vigencia y que nunca se había cumplido. Hay que decir, en honor a la verdad, que el artículo 100 tal cual como aparece en la Constitución del 99 sienta las bases para desarrollar unas políticas culturales revolucionarias… ¿Qué ha pasado entonces? Bueno, que no ha habido voluntad política para avanzar. El problema es esencialmente político y no legal. Uno se pregunta: ¿por qué si el Presidente Chávez estaba consciente de la necesidad de apuntalar las culturas populares terminó privilegiando el eurocentrismo musical representado en esa maquinaria alienante, lisonjera y monopolizadora de recursos públicos llamada Sistema Nacional de Orquestas?…

Analicemos las cosas desde esta perspectiva:

¿José Antonio Abreu y los artistas del chavismo farandulero gozan de groseros privilegios porque así lo ordena alguna ley?… La respuesta es NO. Ellos gozan de groseros privilegios porque el gobierno decidió adoptar esa “línea estratégica”; y lo curioso es que esa “línea estratégica” entra en contradicción con lo que plantea la Constitución que el chavismo propuso y que el pueblo certificó.

Lo que me interesa resaltar en este momento es el hecho de que el modus operandi que utilizó Chávez con lo de la REFORMA CONSTITUCIONAL es el mismo modus operandi que está utilizando actualmente el madurismo para intentar imponer una fraudulenta Asamblea Constituyente. Así funciona la trampa:

  1. Se le dice a las venezolanas y a los venezolanos que para resolver tales y cuales asuntos es imprescindible modificar la Constitución.
  2. En la propuesta de modificación se mezclan argumentos razonables con elementos que reforzarían el poder de la casta gobernante.
  3. Se aplica la jugada del “todo o nada”, es decir: “o apoyas todo en bloque o rechazas todo en bloque”…

¿Recuerdan ustedes que el objetivo principal que perseguía Chávez con su propuesta de REFORMA CONSTITUCIONAL del año 2007 era lograr la reelección indefinida?… ¿Recuerdan que había que votar en bloque?… ¿Recuerdan que pa’ disimular un poco la jugada del “todo o nada” presentaron dos bloques en vez de uno?… ¿Recuerdan que había muchas propuestas interesantes y legítimas que no podían apoyarse sin apoyar al mismo tiempo lo de la reelección indefinida?… ¿Recuerdan que Chávez después de su derrotada propuesta de REFORMA montó lo de la ENMIENDA CONSTITUCIONAL para que la reelección indefinida se pudiera concretar?… Y se terminó concretando a través del voto, lo cual  debe resaltarse aún cuando eso no sea suficiente para obviar la responsabilidad que le corresponde a Chávez en el fortalecimiento de la cultura del “como sea” que se ha instalado en Venezuela.

Lo cierto es que lo de la fraudulenta Asamblea Constituyente que el dictador Nicolás Maduro nos quiere imponer es mucho peor que lo de la REFORMA y mucho peor que lo de la ENMIENDA. En el siguiente artículo les ofrezco más detalles sobre “Lo que podríamos ver en Venezuela si la dictadura logra imponernos su fraudulenta Constituyente”: https://www.aporrea.org/actualidad/a249684.html

 

Segunda Parte

“La Hojilla” y “Con el Mazo Dando” son dos programas producidos por la industria de publicidad y propaganda que montaron los jerarcas del chavismo oficial con los recursos que le robaron al pueblo venezolano. Los nombres de esos espacios televisivos revelan muchas cosas relacionadas con la forma en que los dirigentes rojos-rojitos entienden la política. No voy a hacer en este momento un análisis largo sobre ese tema, pero sí voy a comentarles algo que me parece importante: de concretarse lo de la fraudulenta Asamblea Constituyente que el dictador Nicolás Maduro quiere imponerle al país, no sería extraño que surgieran los siguientes programas: “La Pistola”, “Con el Puñal te amenazo”, “Manos arriba”, “Quieto ahí”, “Te apunto con mi fusil”…

 

freddyargimiro@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: